Posteado por: temastransversales | abril 29, 2009

EDUCACIÓN PARA LA PAZ

EDUCACIÓN PARA LA PAZ  

paloma-paz

1. Justificación

La educación para la paz no es una opción más sino una necesidad que toda institución educativa debe asumir.

Educar para la paz es una forma de educar en valores. La educación para la paz lleva implícitos otros valores como: justicia, democracia, solidaridad, tolerancia, convivencia, respeto, cooperación, autonomía, racionalidad, amor a la verdad… La educación en valores es un factor importantísimo para conseguir la calidad que propone nuestro sistema educativo.

Podemos realizar una breve retrospectiva histórica, recordando que la educación para la paz se inicia con el movimiento de la Escuela Nueva, recibe el apoyo institucional de la UNESCO, se enriquece con el ideal de no-violencia y continúa su andadura a través de la Investigación para la Paz y el Desarrollo.

La moderna educación para la paz asume creativamente el conflicto como un proceso natural y consustancial a la existencia humana. Educar para la paz es invitar a actuar en el microcosmos escolar y en el macronivel de las estructuras sociales. Los componentes de la educación para la paz son: la comprensión internacional, los derechos humanos, el mundo multicultural, el desarme, el desarrollo, el conflicto…

 

2. Educación para la paz y transversalidad

La educación para la paz armoniza lo personal (educación moral, sexual y de la salud) lo social (educación vial, del consumidor e intercultural) y lo ambiental (educación ambiental).

La transversalidad es un concepto que ayuda a humanizar la acción educativa, procurando una vida más digna para uno mismo y para los demás. Los temas transversales permiten reforzar los contenidos actitudinales, tan necesarios para que el ser humano se adapte a la vida y consiga su equilibrio emocional. Por ello, forman parte de los procesos de enseñanza-aprendizaje de cada área curricular y dinamizan la acción educativa escolar. Se ha de procurar que los alumnos desarrollen proyectos personales dignos, solidarios y esperanzadores.

El pleno desarrollo de la personalidad de los alumnos, objetivo básico de la educación, transciende en  unos objetivos relativos únicamente a la instrucción con los que podría contentarse una concepción convencional de la escolaridad, que tiene por meta única transmitir conocimientos y destrezas.

 

3. Objetivos de la educación para la paz

Una educación para la paz, la no violencia y la convivencia tiene que asumir sistemáticamente la tarea de analizar el currículo oculto, procurando que afloren aspectos como: trato, comunicación, participación, atuendo, información, etc. De esta forma se podrá diagnosticar el modelo educativo subyacente y buscar soluciones correctas, analizando y resolviendo conflictos. Es preciso enfrentarse con buen ánimo a situaciones nuevas y desconocidas, favoreciendo la autoafirmación y la creatividad.

 Es fundamental educar en el respeto a las normas cuando son justas y en la desobediencia cuando son injustas. Todos somos responsables de la educación para la paz, tanto a nivel personal como social, local e internacional. La educación para la paz supera el marco de lo extracurricular o complementario y, a través de los distintos niveles del sistema educativo, se va identificando con el mismo concepto de la educación como tal.

Implantar la educación para la paz en el proceso de enseñanza puede ser fruto del temor a la guerra y sus consecuencias o, mejor aún, de la convicción ante la llamada de la historia y el concepto de la dignidad del hombre sobre la tierra. Los grandes retos educativos son aprender a ser, a hacer, a pensar y a convivir.

 

4. Soluciones prácticas en los centros educativos

4.1. Diagnóstico de la situación

           El Instituto Nacional de Calidad y Evaluación, en el informe del año 2000 sobre el sistema      educativo español, señala los siguientes aspectos referidos a la convivencia en los centros:

·      Existe un buen ambiente entre los profesores y las relaciones entre el alumnado son buenas.

·      El tema de la violencia preocupa a la cuarta parte de los encuestados, mientras que el 8% lo considera como un tema grave.

·      La comunidad educativa está bien informada sobre derechos y deberes de los alumnos.

·      El Reglamento de Régimen Interior y las normas de convivencia se consideran instrumentos adecuados.

·      El 80% de los encuestados ha vivido situaciones de indisciplina en sus centros durante los últimos tres años.

·      Los casos más frecuentes se relacionan con alborotos dentro y fuera del aula y con faltas de respeto a compañeros.

·      Las causas principales de la indisciplina son el desinterés de los alumnos y los problemas familiares.

·      En el 30% de los centros, se han impuesto sanciones en materia de disciplina en los últimos tres años, previa incoación de expediente disciplinario.

·      Los niveles de convivencia en los centros no están muy deteriorados.

·      El 59% de los encuestados afirma que existen agresiones en los centros con una frecuencia alta (71%), media (22%) y baja (7%).

         El Consejo Superior de Evaluación de Cataluña valora positivamente el clima escolar en los centros de Enseñanza Secundaria en un informe realizado el curso pasado.

         En 1997, se realizó una investigación en Sevilla sobre La cara oculta de la escuela. En ella se afirma que el 5% de los alumnos de los Institutos de Educación Secundaria es maltratado frecuentemente, el 33% lo es alguna vez y el 27% dice que es habitual sufrir agresiones de compañeros.

         La Asociación Jóvenes contra la Intolerancia, que trabaja sobre la violencia escolar en quince comunidades autónomas, propone un plan integral para abordar este fenómeno multicausal, con el fin de ayudar a padres, profesores y alumnos.

 

Hay gente que considera normal la violencia escolar que se manifiesta en peleas, agresiones, rechazos, insultos, etc. Para prevenir, evitar o disminuir este tipo de violencia, se pueden trabajar los contenidos actitudinales de los temas transversales como la amistad, el respeto, la tolerancia, la no violencia, la igualdad, etc.

4.2. Diferentes manifestaciones de violencia

Para reflexionar sobre este tema, podemos consultar el artículo publicado por el profesor Alfonso Fernández en la Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado (n.º 22, enero/abril de l995, pp. 21-38) y el capítulo primero del libro del profesor Merino (2006).

Existen diferentes causas personales y sociales que impiden el ejercicio libre de la mente humana.

         La violencia estructural se manifiesta en los centros, como algo difuso, en la gestión burocrática, en los estilos docentes rutinarios y poco participativos, en las resistencias a cambios renovadores etc.

         La violencia epistemológica cuando se percibe fragmentariamente la realidad en múltiples aspectos del saber separados en asignaturas.

         La violencia metodológica y de contenidos cuando se reproduce la cultura intelectual en letra impresa, mediada por el profesor erudito que llega a la inteligencia de los alumnos, considerada como depósito (educación bancaria de Paulo Freire).

         Violencia disciplinaria y desnaturalizada cuando la fragmentación y el aislamiento operan en la clasificación y etiquetado de los alumnos en función de la cuantificación de un producto final.

         Violencia en las relaciones sociales, cuando el orden y la autoridad rigen en el triángulo formado por la institución, los profesores y el alumnado.

         Otros tipos de violencia son:

·      VIOLENCIA INSTITUCIONAL-ADMINISTRATIVA.

·      VIOLENCIA CON RESPECTO AL ENTORNO.                         

·      VIOLENCIA POR RAZÓN DE GÉNERO.

·      VIOLENCIA ETNOCÉNTRICA.

·      VIOLENCIA  ANTROPOLÓGICA.

4.3. Experiencias interesantes como propuestas de mejora

La educación para la paz ha inspirado toda una serie de experiencias prácticas, recogidas en las sucesivas reformas parciales del sistema educativo y la inclusión de los temas transversales y la educación en valores. Estas se han ido divulgando en escuelas de verano, encuentros de educadores para la paz desde la no violencia, seminarios de formación, movimientos de renovación pedagógica…

Ahora existe la posibilidad de realizar planteamientos globales, con un tratamiento didáctico continuado e integrado en la actividad escolar. Los centros escolares pueden trabajar con otras instituciones, organismos y entidades como los departamentos ministeriales, los departamentos autonómicos, los ayuntamientos y organizaciones no gubernamentales.

Cada centro, partiendo de las decisiones expresadas en los proyectos curriculares y de acuerdo con lo propuesto en el Proyecto educativo, puede reflejar en su Plan General Anual proyectos de innovación, ligados a programas de formación del equipo docente. Desde la formación del profesorado se pueden abordar sistemáticamente los temas transversales, como la educación para la paz.

El profesor Merino (2006) nos ofrece unas propuestas de acción socioeducativa para la prevención y el tratamiento de conflictos violentos a lo largo de tres niveles. Entre los recursos metodológicos que nos presenta, podemos destacar: la educación en valores sociales, la utilización del conflicto como recurso de aprendizaje, la mediación y el diseño de programas de convivencia.

 

ACTIVIDADES:

1ª Paseo por la Jungla:

Consiste en decidir la posición y el orden para atravesar una jungla imaginaria.

         Objetivo:

Potenciar la comunicación del grupo simulando situaciones difíciles. Desarrollar la toma de decisiones.

         Participantes:

Grupo de clase a partir de 8 años.

         Desarrollo:

Todo el mundo imagina que está en la jungla. Para atravesarla, dada la dificultad y los peligros, tienen que dividirse en hileras de cuatro personas. Cada jugador/a elige una posición según sus preferencias: primera, segunda, tercera o última posición. Luego, el animador/a indica que cada participante tiene que ir a una de las cuatro esquinas, que se corresponden con las cuatro posiciones elegidas. Es decir, todos/as los que eligieron la primera posición estarán en una esquina, y así sucesivamente. En cada grupo se habla de por qué se tomó esa decisión.

 

2ª Orden en el Banco:

Se trata de conseguir ordenarse y cambiar de lugar a través de un espacio muy estrecho.

         Objetivos:

Favorecer la coordinación de movimientos y la cooperación. Permitir el acercamiento y el contacto del grupo.

         Participantes:

Grupo de clase, a partir de 8 años.

         Material:

          Un banco lo suficientemente largo para que entren todos/as. Si no lo hay se puede dibujar, o                                                                       marcar con cinta aislante, dos líneas paralelas en el suelo. El ancho debe ser de unos 20 centímetros.

         Consigna de partida:

Nadie puede bajarse del banco o salirse de las líneas.

         Desarrollo:

El facilitador/a invita al grupo a montarse sobre el banco. Una vez están todos colocados se explica que el objetivo es colocarse según las edades, o la fecha de nacimiento, o la estatura…

paz31


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: